Dictuc / Artículos / Noticias / ¿Cómo puedo comparar el rendimiento de los artefactos de calefacción?

Calcular el costo de la calefacción que queremos utilizar este invierno puede parecer una tarea sencilla, porque seguramente tenemos alguna referencia de los costos que hemos pagado en años anteriores. Sin embargo, hay algunas variables que te recomendamos considerar si deseas hacerlo de una manera más precisa y, sobre todo, si quieres comparar entre diferentes artefactos.

En primer lugar, debemos tener claro cuál es la temperatura que queremos alcanzar en determinado espacio, así como el tamaño, la aislación térmica y la ventilación que brinda este mismo.

Una vez considerado lo anterior, el segundo paso consiste en conocer qué proporción de la energía que consume un artefacto realmente se transforma en calor perceptible. Para explicar esto hay que entender que todo sistema de calefacción tiene un cierto consumo de energía, que es lo que finalmente se cobra, pero en todos ellos solo una parte de esa energía se transforma en calor perceptible por los usuarios.

Esto último es muy importante, pues en algunos casos, los artefactos tienen un ducto de evacuación de gases al exterior por donde se pierde calor. También puede ser que en aquellos artefactos que descargan los productos de combustión en el interior de las viviendas, los gases calientes, al ser más livianos que el aire frío, tiendan a acumularse en las partes altas sin que logremos aprovecharlos en su totalidad para sentirnos confortables.

Entendiendo que las características del espacio a calefaccionar son fundamentales para lograr la temperatura deseada y que, independiente del tipo de calefacción que usemos, no toda la energía que consuma el artefacto se transformará en calor perceptible, podemos avanzar al siguiente paso: comparar valores de cada tipo de energía.

Cada combustible o energético tiene un precio distinto. El problema es que dependiendo de cuál se trate, este valor se expresa en unidades distintas, haciendo muy difícil para los consumidores poder compararlos.

Por ejemplo, si la parafina está a 600 pesos el litro y la electricidad a 110 pesos el kWh, ¿cuál de los dos está más barato? Para saberlo hay que considerar algunas variables como el poder calorífico del combustible (cuánta energía entrega por unidad de masa o de volumen) y su densidad (cuánta masa tiene en un cierto volumen).

Entonces, para calcular el consumo de los diferentes artefactos de calefacción, se debe tener la potencia del artefacto, esto es los kW que consume, el precio del energético y su poder calorífico, en caso de ser un combustible, además del tiempo de uso del artefacto. En base a esto se realizan ciertos cálculos que permiten obtener cuánto combustible o energía eléctrica se consumirá y también el costo asociado.

¿Ya no es tan sencillo como imaginabas?

Y es que, con tantas variables a tener en cuenta, la forma de calcular el rendimiento o gasto de un artefacto de calefacción parece ser un desafío mayúsculo. Por esta misma razón, es que, desde hace varios años, Dictuc ha estado insistiendo en establecer un sistema de etiquetado que entregue a los usuarios y consumidores información objetiva y comparable entre todos los sistemas de calefacción disponibles.

Actualmente existe una carencia de ensayos normados que permita entregar a los usuarios datos confiables, para así tomar una decisión totalmente informada. Es por este motivo que desde la unidad de Ingeniería Térmica y Medio Ambiente de Dictuc, se están destinando recursos y esfuerzos en aportar al desarrollo de mejores métodos que ayuden a la ciudadanía a tomar decisiones acertadas frente a sus necesidades particulares de calefacción.