Dictuc / Artículos / Noticias / La Crisis Climática también es un problema de salud

En el día mundial del clima, compartimos la columna de Daniela Quiroga, Ingeniera de la unidad GreenLab de Dictuc.

Las consecuencias del cambio climático son evidentes y cada vez más intensas. Incendios masivos que afectan nuestros bosques, fauna y ciudades; cambio en los patrones climáticos que afectan nuestros cultivos y actividad minera; sequías prolongadas que afectan la disponibilidad del agua tanto para el consumo de la población, como para actividades productivas, son solo algunos ejemplos de cómo hemos visto afectada la vida como la conocemos. Sin embargo, los efectos del cambio climático en el medio ambiente no solo afectan la disponibilidad de recursos, sino que también genera efectos directos sobre nuestra salud.

Es indiscutible que el cambio climático no es nada nuevo, es un fenómeno que existe desde el inicio de los tiempos y cuyo origen va más allá de la actividad humana. Sin embargo, el problema al que nos enfrentamos actualmente es la rapidez con la que este cambio está ocurriendo. Esta rapidez se ve exacerbada por actividades humanas, tales como la combustión de combustibles fósiles, la deforestación, y otras prácticas que degradan al medio ambiente. Las consecuencias del cambio del clima la estamos empezando a observar, por ejemplo, en el aumento de frecuencia como de intensidad de fenómenos como sequías, inundaciones, olas de calor y de frío. De hecho, las variaciones climáticas que hemos vivido en los últimos años son tan severas, que expertos han catalogado al fenómeno como una “Crisis Climática”.

Pero ¿por qué esto es relevante? Algunos podrán argumentar que en el país existen problemas más relevantes que los ambientales. No obstante, esto es una simplificación del problema, ya que la crisis climática no es solo un problema ambiental, también es un problema social, y una de sus aristas más relevantes es la salud. El problema abarca desde la exacerbación de ciertas enfermedades en aquellas zonas en que ya existen, a la aparición de enfermedades en zonas en que antes no existían. Esto último es principalmente consecuencia de un cambio en las temperaturas, que expande las zonas en que vectores como mosquitos, por ejemplo, pueden habitar. Estos vectores traen consigo nuevas enfermedades, como la malaria, el dengue y la fiebre amarilla, poniendo en riesgo a esta nueva población.

El año 2013 GreenLab trabajó en la elaboración del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático para el sector Salud. Como parte del estudio se concluyó que el aumento de enfermedades transmitidas por mosquitos y los golpes de calor son solo algunas de las complicaciones que tienen relación directa con el cambio climático. Otras afecciones incluyen el aumento de casos de cólera y desnutrición productos de la falta de agua; el aumento de problemas cardio-respiratorios producto del aumento de incendios forestales, olas de calor y olas de frío; problemas sicológicos debido a la migración de territorios que se convierten inhabitables por sequías u otros problemas; e incluso accidentes derivados de eventos naturales extremos como inundaciones o aludes.

Otra arista importante del problema es la desigualdad con que el problema afecta a la población. Si bien nadie está exento de este riesgo, el riesgo mayor lo viven los niños, mujeres embarazadas, adultos mayores, personas con problemas preexistentes y personas con menos recursos. Es más, debido a las marcadas diferencias geográficas de nuestro país, la crisis climática afectará a los distintos territorios del país de formas diferentes. Así, los efectos del cambio climático no se verán reflejados en toda la población de la misma forma, pudiendo exacerbar los problemas de inequidad existentes en el país.

La crisis climática no es solamente un problema ambiental, los efectos en la sociedad serán devastadores si no se toman las medidas necesarias. El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático para el Sector Salud define seis ejes de acción para afrontar estos cambios, con el objetivo de fortalecer la institucionalidad existente, el conocimiento, el monitoreo, la educación de la ciudadanía y la capacidad de respuesta ante situaciones de emergencia. No obstante, el rol de la ciudadanía es clave en el combate contra el cambio climático, no solo en tomar conciencia sobre nuestras acciones, sino también en demandar acciones a nivel país que permitan disminuir el calentamiento global y prepararnos para sus efectos.

GreenLab es la unidad de Dictuc S.A. que presta servicios de asesoría para contribuir al desarrollo sustentable de Chile y el mundo, desarrollando análisis de la más alta calidad para la toma de decisiones, públicas y privadas, en el logro de sus objetivos ambientales.

Para más información sobre nuestros estudios ingrese aquí.